La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Siempre Acompañando y Fomentando Tu Bienestar ...

  Una Psicoterapia

 Angustia y Miedo

Comparte

  

¿Cómo debo afrontar  mi primera cita?

Es normal sentirte nervioso ante la primera cita de psicoterapia. La sesión típica de psicoterapia dura alrededor de 50 minutos. Para aprovechar tu tiempo al máximo piensa los temas que deseas tratar en tu primera sesión y lo que quieres resolver con la psicoterapia.

Prepárate para dar información acerca de la razón que te trae a consultar, incluso una vaga idea de lo que deseas lograr puede ayudarnos a tí y a mí a obrar de forma eficiente y efectiva.

Si te envía otro profesional ,las anotaciones referentes a por qué lo hizo pueden ser de utilidad. Los psicólogos también podemos llamar al profesional para obtener información adicional si nos das tu permiso por. Los expedientes clínicos de pruebas de psicoterapia o psicológicas también pueden ayudarnos a conocer más sobre su problema.

Si estás tomando medicamentos anota cuáles son y sus dosis para que podamos disponer de esa información.

 

¿Cuáles son mis expectativas?

Si no sabes qué hacer cuando comience la sesión no te preocupes. Es normal que te sientas un poco ansioso/a en las primeras sesiones. Los psicólogos tenemos experiencia suficiente como para marcar la pauta de la consulta e iniciar el diálogo. 

Los psicólogos solemos comentar preguntándote por temas de filiación general como edad, profesión, relación de pareja...

Luego hablaremos de qué te trajo aquí, de por qué ahora y no antes... Esto te ayudará a identificar tu problema aunque no estés seguro de cómo manejarlo. Quizás te sientas enfadado o triste sin saber por qué o cómo dejar de sentirse así. Si el problema es demasiado doloroso para tratarlo, ambos nos daremos espacio hasta que te sientas cómodo. 

Además, me interesará saber acerca de tus antecedentes personales o familiares de problemas psicológicos, como depresión, ansiedad o cuestiones similares. También sobre cómo el problema te afecta en tu vida cotidiana. Asimismo, sería útil saber con qué tipo de apoyo social cuenta y además le preguntará acerca de su familia, amigos y compañeros de trabajo.

Como es importante no apresurarse, mientras avanza en proceso te tomarás tu ritmo en lo que respecta a la narración de tu historia y en la medida en que vayas ganando confianza te resultará más fácil contar aquellas cosas que no podías relatar al principio porque no te sentías cómodo al hacerlo.

Al final de las primeras sesión es posible que tengamos ya sugerencias de acción inmediata. Por ejemplo, si te siente deprimido, podríamos plantearnos una consulta con un médico psiquiatra para determinar si es indicado un apoyo farmacológico temporal, o si fuese adecuado simultanear con otras actividades como fisioterapia, planificación deportiva, reorganización de hobbies... 

Al término de unas cuantas sesiones empezarás a tener una nueva perspectiva del problema, quizás un plan de acción y por supuesto una nueva sensación de motivación y esperanza.